la continuidad de negocio es primordial. Las empresas deben estar preparadas para protegerse y reaccionar ante posibles incidentes de seguridad, bien debidas a contingencias externas (robos, incendios, inundaciones) como a contingencias internas (Fallos de sistemas, malware, borrado accidental o intencionado de datos)