Copia de seguridad completa, diferencial o incremental

Proteger los datos contra la pérdida, el deterioro, las catástrofes (naturales u obra del hombre) y demás problemas es una de las máximas prioridades de las empresas de informática. Conceptualmente, las ideas son sencillas, aunque puede resultar difícil implantar un conjunto de operaciones de backup eficiente y efectivo.

Durante las últimas décadas, el término backup se ha convertido en sinónimo de protección de datos, y se puede llevar a cabo mediante diversos métodos. Se han desarrollado aplicaciones de software de backup para reducir la complejidad de la ejecución de operaciones de backup y restauración. Hacer copias de seguridad de los datos sólo es una parte de un plan de protección contra los desastres, y si el proceso no se diseña y somete a prueba concienzudamente, es posible que no proporcione el nivel de capacidades de recuperación de desastres y de protección de datos deseado.

El objeto de la mayor parte de los backups consiste en crear una copia de los datos, de forma que se pueda restaurar un archivo o aplicación concretos tras la pérdida o supresión de los datos o debido a un desastre. Por lo tanto, el backup no es el objetivo, sino un medio de cumplir el objetivo de proteger los datos. La comprobación de los backups es tan importante como copiar y restaurar los datos. Una vez más, la utilidad de hacer copias de seguridad de los datos consiste en permitir su restauración más adelante. Si no se comprueban periódicamente, es imposible garantizar que se está cumpliendo el objetivo de proteger los datos.

Aunque se trata de operaciones distintas, en ocasiones se confunde la realización de copias de seguridad de los datos con el archivo de los datos. Un backup o copia de seguridad es una copia secundaria de los datos, utilizada a efectos de protección de los datos. En cambio, el archivo contiene los datos primarios, y se traslada a un tipo de soporte menos caro (como la cinta) para guardarlo a largo plazo a menor costo.

Hace mucho que las aplicaciones de backup ofrecen varios tipos de operaciones de backup. Los tipos de backup más corrientes son el backup completo, el backup incremental y el backup diferencial. Existen otros tipos de backup, como el backup completo sintético, la copia en espejo, el backup incremental inverso y la protección de datos continua (CDP).

Copia de seguridad completa

Una copia de seguridad completa almacena todos los datos seleccionados para la copia de seguridad. Una copia de seguridad completa está por debajo del nivel de archivo y forma la base para una copia de seguridad incremental y diferencial. Un archivo puede contener múltiples copias de seguridad completas o sólo copias de seguridad completas. Una copia de seguridad es autosuficiente: no necesita acceso a ninguna otra copia de seguridad para recuperar los datos desde otra copia de seguridad completa.

El tipo de operación de backup más básico y completo es el backup completo. Como su propio nombre indica, este tipo de backup copia la totalidad de los datos en otro juego de soportes, que puede consistir en cintas, discos, o en un DVD o CD. La ventaja principal de la realización de un backup completo en cada operación es que se dispone de la totalidad de los datos en un único juego de soportes. Esto permite restaurar los datos en un tiempo mínimo, lo cual se mide en términos de objetivo de tiempo de recuperación (RTO). No obstante, el inconveniente es que lleva más tiempo realizar un backup completo que de otros tipos (a veces se multiplica por un factor 10 o más), y requiere más espacio de almacenamiento.

Por lo tanto, sólo se suelen realizar backups completos periódicamente. Los centros de datos que manejan un volumen de datos (o de aplicaciones críticas) reducido pueden optar por realizar un backup completo cada día, o más a menudo aún en ciertos casos. Lo normal es que en las operaciones de backup se combine el backup completo con backups incrementales o diferenciales.

Backups incrementales

Una operación de backup incremental sólo copia los datos que han variado desde la última operación de backup de cualquier tipo. Se suele utilizar la hora y fecha de modificación estampada en los archivos, comparándola con la hora y fecha del último backup. Las aplicaciones de backup identifican y registran la fecha y hora de realización de las operaciones de backup para identificar los archivos modificados desde esas operaciones.

Como un backup incremental sólo copia los datos a partir del último backup de cualquier tipo, se puede ejecutar tantas veces como se desee, pues sólo guarda los cambios más recientes. La ventaja de un backup incremental es que copia una menor cantidad de datos que un backup completo. Por ello, esas operaciones se realizan más deprisa y exigen menos espacio para almacenar el backup.

Backups diferenciales

Una operación de backup diferencial es similar a un backup incremental la primera vez que se lleva a cabo, pues copiará todos los datos que hayan cambiado desde el backup anterior. Sin embargo, cada vez que se vuelva a ejecutar, seguirá copiando todos los datos que hayan cambiado desde el anterior completo. Por lo tanto, en las operaciones subsiguientes almacenará más datos que un backup incremental, aunque normalmente muchos menos que un backup completo. Además, la ejecución de los backups diferenciales requiere más espacio y tiempo que la de los backups incrementales, pero menos que la de los backup completos.

ada tipo de backup funciona de forma diferente. Hay que realizar un backup completo al menos una vez. Después, se puede realizar otro backup completo, incremental o diferencial. El primer backup parcial realizado, ya sea diferencial o incremental, guardará los mismos datos. En la tercera operación de backup, los datos copiados con un backup incremental se limitan a los cambios desde el último incremental. En cambio, el tercer backup con backup diferencial copia todos los cambios desde el primer backup completo, que es el backup 1.