Desde 2017, todas las webs debían tener el certificado SSL. Sin embargo, en la actualidad todavía existen muchas páginas que no lo tienen. Por esta razón, hoy descubrirás qué significa tener este certificado y algunas de las razones por las que es obligatorio y deberías plantearte tenerlo si tienes una página web.

¿Qué es el certificado SSL?

El certificado SSL se conoce en inglés como Secure Socket Layer (capa de conexión segura) y es un protocolo de seguridad. Su función es cifrar la información que se transmite entre la web y el usuario, y viceversa.

Lo que permite el certificado SSL es reducir el riesgo de que se produzca un robo de los datos que se están compartiendo entre tu web y tus usuarios o clientes. Por ejemplo, la información que estos pueden dejar al cumplimentar un formulario o los datos de la tarjeta bancaria que han introducido para comprar tu producto o servicio.

Desde el año 2017 todas las páginas webs que vendan productos, soliciten algún tipo de contraseña (para que el usuario inicie sesión) o pidan credenciales de pago deben contar con el certificado SSL. Sin embargo, aunque para otro tipo de webs que no cumplan con estas características no es obligatorio, sí es recomendable por algunas de las razones que vamos a ver a continuación.

¿Por qué debo adquirir un certificado SSL?

La primera de las razones es para proteger los datos que tus clientes pueden dejar en tu web, así como los tuyos propios. No contar con un certificado SSL hace que la información sea vulnerable a robos y esto puede ser un problema.

La segunda de las razones es que, actualmente, muchas personas no se atreven a comprar o introducir información sobre sí mismas en una web que no cuente con este tipo de certificado SSL. Por lo que puedes estar perdiendo a muchos clientes por esta razón.

La tercera y última de las razones está en que Google penaliza de forma grave a aquellas webs que no tengan el certificado SSL. Lo que hace es que sea muy difícil posicionarlas en el navegador. Por lo que, si no cuentas aún con este certificado, es importante que te plantees adquirirlo lo antes posible.

¿Cómo obtener el certificado SSL?

Para obtener el certificado SSL puedes hacerlo de diferentes formas: usar un proveedor de alojamiento web que lo integre por ti o conseguirlo por parte de una autoridad de certificación (CA). El primer caso es ideal si no tienes muchos conocimientos sobre cómo instalarlo en tu web y configurarlo para que funcione correctamente.

Una vez tu página web ya tenga el certificado SSL, este será visible para los clientes que accedan a ella. Al lado de tu URL aparecerá un candado de color verde y, también, las palabras “es seguro”. De esta forma, tus clientes sabrán que pueden comprar o introducir datos en tu web sin riesgos.

Además, cuando instalas el certificado SSL tu web la dirección deja de ser http para convertirse en una https. Otra forma en la que tus clientes pueden verificar que tu página es completamente segura para ellos.

¿Qué sucede si tu web no cuenta con este certificado SSL? Pues que aparecerán las palabras “no es seguro”, un candado en color rojo y que la gran mayoría de las personas no accederán a ella. Por esta razón, aunque no tengas una tienda online ni pidas credenciales bancarias, es importante tener este tipo de certificado.

El certificado SSL no deja de ser un plus muy necesario para que las personas que acceden a tu web sientan que están en una página segura. Por lo tanto, si no quieres que el trabajo que estás haciendo sobre SEO no sea fructífero ni perder la oportunidad de atraer a más clientes, instala este certificado.